PRECIOS DE LA CADENA PETROQUÍMICA Y SU IMPACTO EN LA INDUSTRIA DE PINTURAS
30 marzo, 2021
COMPRAS DE VIVIENDA EN COLOMBIA EN NIVELES RÉCORD EN MARZO DE 2021
16 abril, 2021

SOSTENIBILIDAD ECONÓMICA EN ÉPOCA DE PANDEMIA Y DE TORMENTA PERFECTA

Ya todos sabemos lo que ha generado la pandemia en las cadenas de suministro de materias primas para pinturas, morteros para construcción y productos para el cuidado del hogar. La tormenta perfecta que mencionamos es en el sector de materias primas de la cadena petroquímica y su impacto en la industria de pinturas; veamos de qué se trata y sus implicaciones de corto plazo:

 

Debido a la caída de las principales economías globales, los gobernantes de diferentes naciones y principalmente de los países desarrollados, adoptaron diversos mecanismos de estímulo económico para dinamizar de nuevo sus economías.  En términos generales, tales estímulos en los países desarrollados ascienden hasta alrededor de un 13% de su producto interno bruto, lo cual es muy significativo si se tiene en cuenta que los estímulos adoptados por los mismos países durante la crisis financiera de 2008 (burbuja inmobiliaria) no alcanzó a ser del 6% del PIB.

 

Por otra parte, las economías emergentes han adoptado programas de estímulo de un monto similar en ambas crisis y este ha sido de alrededor del 6% de su producto interno bruto; en términos simples, los países desarrollados tienen hoy más dinero circulante y una demanda más alta que está generando presiones inflacionarias. Ahora bien, si este panorama lo llevamos al mercado de monómeros y le sumamos la crisis de suministro debida a los problemas durante el invierno en Texas, allí se crea la tormenta perfecta, pues estamos ante una alta demanda y una oferta restringida que ha generado escasez y aumentos sin precedentes en los costos de los monómeros utilizados para la manufactura de dispersiones poliméricas; algunos ejemplos de esto son:

  • El monómero del vinil acetato (VAM) ha experimentado aumentos de hasta el 200% respecto a los precios vistos en el 2020.

  • Los ésteres acrílicos como el butil acrilato y el 2 etil hexil acrilato han experimentado aumentos de hasta del 247%.

  • El metil metacrilato (MMA) ha experimentado aumentos hasta del 128%.

Para entender fácil estas cifras se puede decir que para una materia prima que aumentó 200%, su precio hoy es equivalente a multiplicar por 3 el precio de hace un año.

 

Así las cosas, nuestro sector no es ajeno a las presiones inflacionarias producto de la gran liquidez global y del problema de suministro en el área de Texas, estos aumentos tan drásticos en las materias primas se reflejan, a su vez, en un aumento fuerte en los costos y precios de las dispersiones poliméricas.  A manera de ejemplo, con los nuevos costos del vinil acetato, ésteres acrílicos y metil  metacrilato, los costos de la combinación monomérica de polímeros en dispersión están experimentando incrementos del siguiente orden de magnitud:

  • Dispersiones vinil acrílicas blandas: aumento en el costo de su composición monomérica entre 210% y 220%.

  • Dispersiones vinil acrílica duras: aumento en el costo de su composición monomérica entre 195% y 205%.

  • Dispersiones acrílicas puras semiduras: aumento en el costo de su composición monomérica de orden de 128%.

 

Si bien la composición monomérica no es único costo de una dispersión tipo látex, sí es el costo más significativo y por esta razón se van a experimentar aumentos pronunciados de precios en los meses de abril y mayo de este año, situación que no solo se está viendo en Colombia sino a nivel global en donde hay una competencia para asegurar el suministro de monómeros que permita abastecer la demanda creciente.

 

Producto de esta tormenta perfecta se estima que los costos de una pintura vinil acrílica tipo 1 que cumpla con los requisitos de la Norma NTC 1335, pueden llegar a subir entre 20% y 25% lo cual, indudablemente, no puede ser asumido por los fabricantes de pinturas pues arriesgaría la sostenibilidad económica de su negocio.

 

Esta situación global y la presión inflacionaria corresponde a fuerzas más allá del manejo de una economía como la colombiana, por eso, las consideraciones de sostenibilidad financiera de los negocios y de las cadenas de suministro deben ser tenidas en cuenta para salir airosos de la actual coyuntura.